La contaminación atmosférica refuerza la resistencia a los antibióticos

Un nuevo estudio de la Universidad de Leicester ha demostrado que el CO2, los óxidos de nitrógeno y las partículas suspendidas contribuyen a enfermedades respiratorias. Además, gracias a este estudio también se ha descubierto que los agentes contaminantes emitidos por la actividad industrial y el tráfico rodado tienen consecuencias negativas para la función del biofilm bacterial. Esto puede llevar – según el estudio – a la resistencia contra los antibióticos.