Las abejas controlan la calidad del aire

Desde 2012, un laboratorio de Grenoble controla la calidad del aire con abejas. La superficie de vuelo de las abejas puede llegar a los 27 km². Los investigadores analizan materiales, que las abejas transportan a la colmena. Después de cinco años de pruebas en toda Europa, el proyecto llamado Bee-Secured seguirá expandiéndose.