Los transportistas y asociaciones participan en la lucha contra la contaminación del aire.

En Francia, del 31% de las emisiones totales de óxido de nitrógeno y del 7%  de las partículas finas son causadas por transporte de mercancías. Esta proporción está en aumento, aunque se estima que se triplicará de aquí al año 2050. Con el fin de reducir su impacto ambiental, algunas empresas, en colaboración con las asociaciones cuyos fines son la  protección de la calidad del aire, consideran opciones operacionales, tales como la optimización de la logística (como por ejemplo, el desarrollo de las conexiones entre los diferentes modos de transporte).