Bélgica no se está tomando en serio el tema de la calidad del aire

Greenpeace acusa al Ministerio de Medio Ambiente belga de no hacer lo suficiente para combatir la contaminación atmosférica. Entre otras cosas, se pone de manifiesto la mala ubicación de las estaciones de medición. Si el gobierno no responde a la carta de notificación formal en el plazo de un mes, Greenpeace llevará el asunto ante los tribunales.